¡Shabbat Shalom! Parashá Nasso

“Mientras estando bajo el voto nazareo, uno era apartado con el propósito de acercarse a HaShem”

En la porción de la Torá de esta semana aprendemos un aspecto muy importante de la palabra bíblica “santo”. En el idioma inglés o español, cuando uno escucha la palabra santo, evoca pensamientos de pureza, bondad, sacralidad, etc. Esas palabras ciertamente se relacionan con la santidad, pero hay otro aspecto de la santidad que la cultura occidental a menudo pasa por alto. Este aspecto es el de objetivo o propósito. Siempre hay un propósito para lo que es santo, es decir, lo que es santificado. En el parashá de esta semana se analiza el voto nazareo. En esta sección (Números capítulo 6), se lee:

Todos los días del voto nazareo, santo es él para HaShem”. Números 6:8

¿Revela este versículo que solo porque uno ha hecho el voto nazareo y se abstiene de productos relacionados con las uvas, no se corta el cabello y no entra en contacto con los muertos, que esta persona es santa? Ciertamente esta persona podría estar comportándose en otras actividades que tendrían una influencia contaminante. Entonces, ¿por qué el versículo 8 establece que el que está bajo el voto nazareo es santo todos los días que se abstiene de estas cosas?

La intención de la palabra “santo” en este versículo no es transmitirle al lector su condición espiritual, sino solo que, al mantener los términos del voto nazareo, él es parte del propósito del voto. Abstenerse de pecar siempre incumbe a todos los individuos, pero cuando uno también añade a un estilo de vida moral y ético las condiciones del voto nazareo, entra en un nuevo estado de intimidad ante Di-s. Aunque hay mucho debate sobre las razones o la motivación para asumir el voto nazareo, la mayoría de las autoridades coinciden en que el Nazir (el que estaba bajo este voto) quería acercarse a HaShem.

Nuestro versículo simplemente enseña que todo el tiempo que el Nazir se abstiene, es apartado para el propósito del voto. Esto significa que el objetivo para hacer el voto sigue vigente. Una vez que viola las condiciones antes mencionadas, o termina el voto en la forma descrita en Números capítulo 6, regresa al estado anterior. En otras palabras, el propósito del voto ya no está vigente. Esto ciertamente no significa que el individuo ya no quiera estar cerca de Di-s; más bien que el tiempo éste exclusivamente dedicado a Di-s ha llegado a su fin.

Aunque en Números capítulo 6 no se menciona un tiempo específico para la duración de este voto, con la excepción de Sansón, el judaísmo entendió que se trataba de un compromiso a corto plazo, es decir, menos de treinta días. Es importante que uno sepa que cuando el Nuevo Pacto habla de que Yeshúa es un Nazareno, no se refiere a este voto, sino a otra palabra hebrea, que se relaciona con la ciudad de Nazaret. Por lo tanto, el término en el Nuevo Pacto sólo transmite que Yeshúa era de Nazaret. Este hecho también puede estar relacionado con una profecía sobre esta palabra y su significado en su forma verbal. Además de esto, en los idiomas bíblicos la ciudad de Nazaret se deriva de una palabra que tiene un sonido “tz” en lugar de un sonido “z”. Por lo tanto, Yeshúa no debe ser representado con cabello largo como se ve frecuentemente en muchas interpretaciones artísticas.

El mandamiento del voto nazareo es un buen ejemplo de un mandamiento de la Torá que es imposible de cumplir hoy sin el Templo, pero la verdad de este voto ciertamente puede ser aplicada de manera espiritual por los creyentes.

¡Shabbat Shalom! Parashá Bamidbar

Los hijos de Israel celebraron la Pascua sólo una vez en el desierto. Lo hicieron en el primer año después de salir de Egipto. ¿Por qué no celebraron la Pascua los otros 39 años? La respuesta es porque después de la infidelidad del pueblo respecto al incidente con los espías, se le prohibió la entrada a la tierra durante 40 años. Por lo tanto, aunque Israel celebró la Pascua el primer año después del Éxodo, una vez que quedó claro que no iban a entrar a la Tierra hasta que hubieran expirado los 40 años y la generación infiel se hubiera extinguido, no había necesidad de observar la Pascua. ¿Por qué fue esto?

Es necesario recordar que fue sólo después de que Josué condujo al pueblo a través del Jordán, es decir, la entrada a la Tierra Prometida, que el pueblo se circuncidó una vez más en preparación para la Pascua. De hecho, fue sólo después de entrar en la Tierra que toda la Torá pasó a ser responsabilidad del pueblo. La Pascua fue fundamental, como fiesta de la redención, para inaugurarlos como pueblo de Di-s y comenzar la plena observancia de Su voluntad.

En la porción de la Torá de esta semana, HaShem le habló a Moisés el primer día del segundo mes del segundo año después del Éxodo. Esto significa después de que el pueblo celebrara la Pascua por segunda vez (la primera vez fue en Egipto). El propósito que HaShem le habló a Moisés fue hacer un censo del pueblo en preparación para su entrada a la Tierra. Este censo organizó al pueblo, incluidos los levitas y los cohanim (sacerdotes), en lo que respecta al culto. Esta preparación continuó en las siguientes tres porciones de la Torá. De hecho, es en el tercer parashá “Behaalotja” donde se lee acerca de la celebración de esta segunda Pascua. Es importante señalar que todos los preparativos avanzaron correctamente hasta el incidente con los espías. La pregunta que debe hacerse es ¿por qué HaShem pasó todo el tiempo preparando al pueblo, ya que sabía que el pueblo se comportaría sin fe y no les iba a permitir entrar a la Tierra durante 40 años? La respuesta se relaciona con un aspecto muy importante de la naturaleza de Di-s.

Si bien es absolutamente cierto que HaShem sabe todas las cosas (Omnisciente) y Él conoció todas las cosas desde la eternidad pasada, eso no significa que las acciones de Di-s estén siempre sujetas a Su omnisciencia. Por ejemplo, sólo porque HaShem sabe que voy a ser un mal administrador de $20, este conocimiento no necesariamente exige que Él me impida recibir los $20. Las Escrituras revelan que HaShem siempre es fiel en hacer Su parte con respecto a lo que le ordena a Su pueblo que haga. Esto se ve en este ejemplo cuando Él prepara a los Hijos de Israel para entrar a la Tierra. HaShem respondió fielmente, a pesar de que sabía que, debido a la infidelidad de Israel, los iba a sentenciar a 40 años en el desierto. Di-s permitiendo que el hombre fracase es parte del marco en el que Él creó al hombre para que viviera y es una parte integral de nuestro proceso de aprendizaje.

No se requiere que HaShem actúe a la luz de Su conocimiento previo. Puede que lo haga o no, dependiendo de lo que considere mejor. La Soberanía de Di-s no exige que todo lo que suceda sea la voluntad de HaShem. HaShem creó personas con la capacidad de elegir. Un aspecto importante de la Soberanía de Di-s reside en cómo Él usa Su omnisciencia y presciencia para manifestar Su voluntad y naturaleza al hombre. El hecho de que HaShem hizo todo lo necesario de Su parte para preparar al pueblo demuestra que nuestros fracasos descansan sobre nosotros y no sobre algo que Di-s no hizo.

¡Shabbat Shalom! Parashá Bejukotai

En la porción de la Torá de esta semana, HaShem llama a Su pueblo a la obediencia y promete que habrá grandes bendiciones si caminamos en esa obediencia. La mayor bendición es que podemos tener intimidad con Él,

Pondré Mi Tabernáculo en medio de vosotros y Mi Alma no os rechazará.” Levítico 26:11

La palabra que la mayoría de las Biblias traducen como “rechazar” es la palabra hebrea תגעל. La primera vez que escuché esta palabra en hebreo moderno fue de mis hijos cuando decían que algo era “asqueroso”. Hoy en día, los niños utilizan con frecuencia la palabra מגעיל para describir algo de lo que no quieren formar parte. Revisé un diccionario en casa y encontré que otro significado para la palabra era “repugnante”. Se me ocurrió que, aunque Yeshúa nos ama, todavía le podemos disgustar cuando no vivimos según Su palabra. Recuerdo haber escuchado a un rabino hablar sobre cómo uno puede decepcionar a HaShem y pensé: “Sí, estoy seguro de que hay ocasiones en las que Di-s se siente decepcionado por mí”. Pero pensar que Su Alma estaría disgustada por mí, bueno, eso es algo muy diferente, pero en realidad está mucho más cerca de la verdad.

¿Es posible que mis acciones realmente puedan disgustar a mi Salvador? Sí, de hecho, cuando rechazamos el estilo de vida revelado en la palabra de Di-s. Comprenda en este breve artículo que el tema no es la salvación. Me resulta muy desconcertante por qué los creyentes siguen queriendo conectar todo con la salvación y no enfatizan la santificación que la salvación está llamada a traer. Si el tema es la salvación, entonces el tema es el Evangelio. Pero aquí no estamos hablando de si uno es salvo o no. En aras del argumento, supongamos que aquel de quien estamos hablando es realmente salvo, es decir, ha aceptado el mensaje de gracia del Evangelio por fe, confiando en la obra del Mesías en el árbol y no en las obras del hombre. ¿Obedece tal persona a Di-s automáticamente? ¿No necesita un creyente ser formado en la fe y crecer en ella y madurar? Obviamente esta es la experiencia por la que todo creyente necesita pasar.

Entonces ¿dónde estamos en este proceso? Sin el entrenamiento adecuado en la verdad de las Escrituras, un creyente no madurará y entristecerá y apagará la obra del Espíritu Santo y por lo tanto se comportará de una manera contraria al estilo de vida al que cada creyente está llamado. En otras palabras, abandonado a sí mismo, sin el entrenamiento adecuado en la palabra de Di-s, un creyente se encontrará en un estilo de vida que está en conflicto con el marco de HaShem para Su pueblo y el resultado final es que le seremos repugnantes. a Él.

Estaba pensando en estas cosas no sólo por lo que leímos en el parashá de esta semana, sino también por una conversación que tuve una vez con un amigo. Es un creyente, pero no vive el estilo de vida adecuado. No es porque no lo sepa, se siente esclavizado por determinadas conductas. ¿Qué debe hacer?

Tenga en cuenta que lo siguiente que trata el texto de Levítico es el Éxodo de Egipto.

Yo soy HaShem tu Di-s, que os saqué de la tierra de Egipto de ser sus esclavos y que rompí las varas de vuestro yugo y os guié con rectitud”. Levítico 26:13

A través del Éxodo de Egipto (una redención física) el pueblo fue liberado de una vida de esclavitud al pecado, pero necesitaba aceptar su nueva realidad / condición. Asimismo, a través de la redención eterna del Mesías Yeshúa también hemos roto las varas del yugo del pecado para que podamos vivir de una manera muy diferente. En lugar de permanecer en el estilo de vida que disgusta a nuestro Salvador Yeshúa, utilicemos la verdad de las Escrituras y la Unción del Espíritu para que seamos una alabanza para Él.

¡Shabbat Shalom! Parashá Behar

Es seguro decir que el tema principal del Parashá Behar es la Tierra de Israel. Se habla de varios mandamientos relacionados con la Tierra. Una conclusión simple a la que se puede llegar de la lectura de la Torá de esta semana es que la Tierra es importante para HaShem. Cuando Israel habite en la Tierra y reconozca cómo Di-s quiere que tratemos y utilicemos esta Tierra, bendecirá a Israel con muchos resultados maravillosos. Uno de esos resultados es que el pueblo judío habitará en Israel con seguridad (Ver Levítico 25:18).

¿Cuáles son las implicaciones de esto? En lugar de que Israel participe en discusiones políticas sobre ceder tierras a aquellos que quieren destruirlos a ellos y al moderno Estado de Israel, los líderes israelíes deberían centrarse en los mandamientos bíblicos relacionados con la Tierra y confiar en HaShem para tratar con sus enemigos. Por cierto, si alguno de ustedes tiene la impresión equivocada de que los palestinos están interesados en la paz, entonces debería observar detenidamente cuántas organizaciones oficiales palestinas representan un Estado palestino (en sus logotipos, mapas y banderas), que reclama todo Israel como sus fronteras y no la asignación de tierra anterior a 1967 al oeste del río Jordán (que Jordania controlaba) y la Franja de Gaza. En otras palabras, el objetivo y la intención de los palestinos no es una porción de la Tierra, sino toda ella; erradicando así por completo al Estado de Israel.

¡Shabbat Shalom! Parashá Emor

Al final de la porción de la Torá de esta semana se lee sobre la administración de la pena de muerte según la Ley de la Torá. La mayoría sabe que la Torá exigía que la pena de muerte se administrara mediante lapidación. Fueron los romanos quienes utilizaron la crucifixión para los peores delincuentes como una forma de disuadir a la gente de ir en contra del Imperio Romano. El liderazgo judío, es decir, el gobierno, se llamaba Sanedrín. Ellos fueron quienes arrestaron a Yeshúa y lo condenaron a muerte. ¿De qué fue culpable Yeshúa? La respuesta es blasfemia: dijo que Él era el Hijo de Di-s. Por supuesto que Yeshúa es el Hijo de Di-s, completamente Divino y sin pecado. Sin embargo, el Sanedrín dictaminó que era una blasfemia que Él proclamara ser el Mesías (ver Marcos 14:61-64).

Una pregunta desconcertante es ¿por qué el Sanedrín no ejecutó ellos mismos la pena de muerte, en lugar de entregar a Yeshúa a los romanos? Muchos responderían que HaShem usó esto para mostrar que tanto los judíos como los gentiles son culpables de la muerte del Mesías, porque todos han pecado y están destituidos de la gloria de Di-s (Ver Romanos 3:23). Otros responderían y dirían que la ley de la Torá que exige la lapidación podría resultar no sólo en la muerte de Yeshúa, sino que también probablemente causaría huesos rotos, lo que sería una violación de la Profecía (Ver Salmo 34:21 {versículo 20 en inglés y español}, Éxodo 12: 46 y Números 9:12). Aquellos que afirman que el Sanedrín no podía ejecutar una sentencia de muerte sin la aprobación de Roma están simplemente equivocados (ver Hechos 7 y la muerte de Esteban). La mayoría se referiría a Gálatas 3:13, que afirma que el Mesías fue crucificado porque redimió al creyente de la maldición de la Ley, porque Deuteronomio 21:23 afirma que “Maldito el que es colgado en el madero”. Esto es cierto, pero lo que hay que saber es que, aunque la Ley de la Torá prohíbe la crucifixión, es necesario señalar que después de apedrear a uno hasta la muerte, el cuerpo de hecho era colgado en el árbol para avergonzarlo por su pecado.

Al estudiar el Parashá de esta semana leí al final de la porción de la Torá:

Y Moisés habló a los Hijos de Israel, y cuando saquen al que maldijo fuera del campamento lo apedrearán (con) una piedra y los Hijos de Israel hicieron tal como HaShem ordenó a Moisés”. Levítico 24:23

Leí este versículo y vi que Rashi notó que también era necesario leer Deuteronomio 21:22-23 para comprender cómo se ejecutó plenamente la sentencia de muerte.

Y porque será con un hombre pecador le sentencia de muerte, y lo matarás y lo colgarás en el madero. Y no permitirás que su cadáver cuelgue del madero porque ciertamente lo enterrarás en aquel día; porque maldito de Di-s el que está colgado (en el árbol) y no contaminarás tu tierra que el Señ-r tu Di-s te está dando (como) herencia”. Deuteronomio 21:22-23

Esto significa que después de que alguien es apedreado hasta morir según la Torá, su cadáver es colgado de un árbol hasta la puesta del sol. Esto es lo que cita Gálatas 3:13. Entonces, ¿por qué fue crucificado Yeshúa? Aunque la crucifixión tiene mucho significado teológico, un aspecto adicional de la crucifixión que se relaciona con por qué el Sanedrín quería que Yeshúa muriera por crucifixión, que la Ley judía prohibía administrar a un compañero judío, era hacer una fuerte declaración a otros individuos judíos de que no deben violar las reglas y enseñanzas del Sanedrín o de lo contrario una muerte tortuosa es lo que esa persona podría esperar. En otras palabras, debido a que Yeshúa señaló la corrupción y cómo las enseñanzas de los líderes no eran bíblicamente sólidas, lo crucificaron para que sirviera como disuasivo para cualquiera que estuviera pensando en no estar de acuerdo con su gobierno.