Estudio Bíblico de Romanos No. 24

Nuestra última lectura de esta semana es de Romanos 7:15-25

El éxodo de Egipto es un patrón que puede ayudarnos a comprender el proceso de redención. Primero, el pueblo fue redimido por la sangre del cordero. Entonces salieron de su servidumbre en Egipto. Fue solo después de que estas dos cosas sucedieron que Di-s les dio Sus instrucciones o mandamientos. Es solo después de la redención (una vez que una persona ha sido redimida) que una persona tiene la oportunidad de obedecer a Di-s. La redención conduce a la obediencia. ¿Queremos ser personas que obedecen a Di-s? ¿Queremos tomar Su Palabra y aplicarla a nuestras vidas para que podamos dar mucho fruto?

v15: Nota: En este versículo, Pablo está escribiendo sobre su condición anterior, antes de llegar a la fe. Nos está recordando cómo éramos antes de recibir la gracia de Di-s.

  • Lo que hago: Obrar.Producir algo con el fin de tener un resultado o fin.
  • Lo que hago, no lo entiendo: Pablo no entendía por qué no podía hacer las cosas que quería hacer.
  • Ni lo que quiero, hago (1909): Había una desconexión entre lo que Pablo quería o pretendía hacer y lo que realmente realizó o hizo.
  • Antes lo que aborrezco, aquello hago (1909): Antes de la redención de Pablo (antes de que él recibiera la verdad) había una incapacidad en su vida para actuar de la manera que él deseaba actuar. Sus acciones estaban en conflicto con sus deseos o intenciones.

v16: Nota: Pablo, como individuo judío, antes de llegar a la salvación, había sido enseñado (durante gran parte de su vida) y había estudiado la Ley, los mandamientos de Di-s. Su deseo era guardar estos mandamientos, pero cuando se examinó a sí mismo, descubrió que no podía guardarlos. Esto provocó un conflicto o una tensión dentro de él. Estuvo de acuerdo en que la Ley de Di-s era buena, pero en su estado carnal (su naturaleza carnal) no podía guardar la Ley.

v17: El pecado que mora en mí: El pecado, en la vida de Pablo, lo hizo vivir en conflicto con las leyes de Di-s. Pablo nos está llevando a una conclusión correcta: necesitaba un cambio en su vida. El pecado estaba gobernando en su vida (no los deseos que surgían de su conciencia). Pablo, incluso en su estado previo a la salvación, estuvo de acuerdo en que la Ley era buena. Deseaba ponerla en práctica en su vida, porque es lo correcto o bueno, pero descubrió que no podía debido al pecado que vivía dentro de él. Pablo quería hacer lo correcto, pero no pudo hacerlo.

v18: En mi carne, no mora el bien: En nuestro estado natural (nuestra carne, nuestra naturaleza carnal) el bien no vive en nosotros porque el pecado lo hace. Todo ser humano (judío o gentil) nace con pecado. Este pecado domina nuestra voluntad (nuestros deseos y buenas intenciones) y obra sus propios propósitos en nuestras vidas. El pecado nos domina. En lugar de vivir para obedecer a Di-s, vivimos para obedecer al pecado.

  • El querer el bien está en mí: Pablo, en su estado carnal, tenía la capacidad de desear, tenía la voluntad, para hacer el bien.
  • No el hacerlo: Aunque Pablo tenía el deseo de hacer el bien (seguir las instrucciones de Di-s), encontró que no podía hacerlo consistentemente. Él no podía realizar o llevar a cabo lo que es bueno.

v19: Bien que quiero: Deseo.

  • El mal que no quiero, eso hago: Pablo no deseaba hacer el mal. La palabra mal no significa necesariamente algo intrínsecamente malo o perverso. El mal, simplemente, es cualquier cosa que no sea la voluntad de Di-s. Cualquier cosa que esté en contra de la voluntad de Di-s. Aunque Pablo quería hacer la voluntad de Di-s, descubrió que estaba viviendo en conflicto con ella. Fue rebelde y desafiante a la voluntad de Di-s. Cuando no hacemos la voluntad de Di-s estamos practicando el mal.

v20: Pecado: Este es el problema que domina nuestras vidas antes de la redención.Muchas personas no quieren reconocer que fuimos concebidos en pecado y nacimos pecadores (Salmos 51:5). Esto significa que todos estamos en necesidad de redención. Ninguno de nosotros nació espiritualmente bien y luego algo nos arruinó en el camino. La Palabra de Di-s nos dice que todos nacimos en este mundo como seres humanos pecadores, todos estábamos fuera de orden. Incluso la Creación misma estaba desordenada y vacía (Genesis 1:2). Era necesario un cambio. El cambio solo sucedió cuando Di-s habló. Cuando vino la Palabra de Di-s, el Espíritu se movió para poner orden en la Creación. Fue solo después de que tuvo lugar este cambio que Di-s dijo: “Es bueno” (Genesis 1:31). La Creación es una imagen del cambio que debe suceder en nuestras vidas. Es solo cuando aplicamos la Palabra de Di-s a nuestras vidas (una vez que hemos creído en Yeshúa por fe) que el Espíritu puede moverse para producir un cambio en nuestras vidas y podemos vivir de manera que Di-s diga: “Bueno es”.

v21: Que el mal está en mí: En Romanos 7:10 y Romanos 7:17 Pablo escribe que el pecado mora en él. En este versículo se vuelve más específico. El pecado produce el mal. En nuestros estados naturales hay maldad dentro de nosotros.

v22: Me deleito en la ley de Di-s: Esta no es la palabra griega para ‘en’ sino la palabra ‘con’.

  • El hombre interior: Nuestra conciencia. Di-s ha puesto dentro de cada ser humano una conciencia. Esta conciencia desea o se deleita en el bien.

v23: Miembros: Pablo hablando de su carne o naturaleza carnal.

  • Que se rebela contra la ley de mi mente (espíritu – 1909): Los incrédulos, en quienes mora el pecado, tienen una guerra entre sus naturalezas carnales y sus conciencias dadas por Di-s (su hombre interior). Cuando un incrédulo se encuentra con la Palabra de Di-s, su hombre interior está de acuerdo con Di-s, pero no puede llevar a cabo la obediencia a la Palabra de Di-s. Aunque existe el deseo de hacer el bien, han sido cautivados por el pecado y descubren que no pueden hacer el bien que quieren hacer.

v24: ¡Miserable hombre de mí! (1909): Cuando una persona, después de saber lo que la Biblia enseña acerca de las expectativas de Di-s sobre nosotros, etc., llega a esta conclusión, está lista para la salvación. Se dan cuenta de que son miserables porque están en rebelión contra Di-s, eligiendo naturalmente el pecado y no la obediencia. Esta es la belleza de la Ley. La Ley revela que necesitamos cambiar pero que necesitamos ayuda para poder hacerlo. No podemos hacerlo por nuestra cuenta.

  • Librará: Rescatará.
  • De este cuerpo de muerte: Pablo está hablando de la consecuencia espiritual – la muerte eterna.

v25: Gracias doy a Di-s: Pablo ahora está hablando de su condición actual – posterior a la salvación.

  • Mesías Yeshúa nuestro Señ-r: Yeshúa nos redime y nos pone en una posición de victoria (nos da el Espíritu Santo) por lo que podemos obedecer a Di-s.
  • Yo mismo con la mente sirvo a la ley de Di-s, mas con la carne a la ley del pecado: Pabloconcluye este capítulo dando a entender que tenemos que tomar una decisión, y solo los creyentes tienen la capacidad de elegir correctamente. Los incrédulos automáticamente recurren a la segunda ley mencionada aquí. Antes de llegar a la fe, realmente no teníamos el poder para hacer el bien. Estábamos en cautiverio, al igual que los hijos de Israel cuando estaban en cautiverio en Egipto. Aunque querían servir a Di-s, no pudieron, ya que estaban sirviendo a Faraón. En Egipto su condición espiritual empeoró y empeoró. Fue solo a través de la gracia de Di-s, su amorosa bondad y Sus promesas de pacto con los israelitas que hizo que Di-s se moviera y los redimiera.
  • Yo mismo con la mente sirvo a la ley de Di-s: Cuando tenemos la mente del Mesías (1 Corintios 2:16), entonces tenemos el poder de decir ‘sí’ a Di-s y por lo tanto podemos servir a la Ley de Di-s.
  • Con la carne a la ley del pecado: Cuando operamos en la carne entonces todavía estaremos sirviendo a la ley del pecado. Como creyentes esta es una ley que no tenemos que cumplir.
Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error190
fb-share-icon
Tweet 371

Leave a Reply