Estudio Bíblico de Hebreos No. 19

Comenzamos esta semana leyendo Hebreos 7:11-12

v11: Perfección: También se puede interpretar como ‘completar’. La Ley del Antiguo Testamento no produce una plenitud en nosotros que Di-s encuentre aceptable. Es solo a través de Yeshúa y Su obra en la cruz (consumada, completa) que podemos ser encontrados aceptables, completos, perfectos a los ojos de Di-s.

  • El sacerdocio levítico: Hay una relación entre la Ley y el sacerdocio. Trabajan de la mano. La única razón por la que había un sacerdocio era porque la Ley lo exigía. El sacerdocio, a su vez, mediaba la Ley. Ni la Ley ni el sacerdocio podían producir la perfección.
  • Qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote: Es decir, un sacerdocio diferente. La Ley fue dada, y todavía tiene valor para nosotros, para ayudarnos a comprender la superioridad de la persona y la obra del Mesías, así como para mostrarnos cómo es la perfección. Este sacerdocio diferente que surgió no tenía nada que ver con el sacerdocio de Aarón. Si no tenía nada que ver con el sacerdocio aarónico, tampoco tenía nada que ver con la Ley.

v12: “Porque hubo una puesta lado a lado de un sacerdocio con otro, necesariamente hay una puesta lado al lado de la Ley.” Esta es la interpretación muy literal de este versículo.

  • Una puesta de lado a lado de un sacerdocio con otro: El sacerdocio del Mesías se entiende mejor cuando se pone al lado del levítico.
  • Una puesta de lado a lado de la Ley: La ‘Ley del Mesías’, el Evangelio, también se entiende mejor cuando se pone lado a lado con la Ley de Moisés. Como un ejemplo:
El Sacerdocio de la Orden de MelquisedecEl sacerdocio del orden de Aarón
Un solo Sacerdote – Yeshúa, de la tribu de JudáMuchos sacerdotes que se jubilan o mueren, todos levitas
Sacerdocio eternoTitulares de oficios sacerdotales temporales
El mensaje del EvangelioEl mensaje de la Ley.
PropiciaciónExpiación
Bajo la gracia – pero podemos aprender de la LeyBajo la Ley

Dos palabras en este versículo a menudo se traducen incorrectamente como “cambiada”. Ha habido un cambio, pero eso no significa que debido a este cambio haya una necesidad, en este momento de la historia, de deshacerse de lo viejo. Lo antiguo será abolido, pero en su debido tiempo bíblico. Al hablar de la Ley, Yeshúa, en Mateo 5:17-19, dijo que ni un punto ni la tilde de una letra se quitaría hasta que haya un cielo y una tierra nuevos. La Torá será eliminada cuando estemos en la Nueva Jerusalén, y no antes. Yeshúa luego continuó diciendo que necesitamos practicar y enseñar los mandamientos. Esto no significa que somos salvos por las obras de la Ley (nadie es justificado por las obras de la Ley).

La Ley no trae la perfección, pero nos enseña cómo vivir con rectitud y de una manera que sea agradable a Di-s. Incluso en esta época, la Torá tiene relevancia para los no creyentes, para señalarles la salvación por la fe, y tiene relevancia para los creyentes, si queremos proceder a la madurez. En Filipenses 4:8 se nos dice que debemos pensar en cosas verdaderas, nobles, justas, puras, amables, admirables, excelentes y dignas de alabanza. El Espíritu Santo, a través de la Ley, puede enseñarnos cuáles son estas cosas, para que podamos guardar este mandato (que se encuentra en el Nuevo Testamento) y pensar en ellas.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error215
fb-share-icon0
Tweet 371

Leave a Reply