Estudio Bíblico de Timoteo No. 3

Di-s se mueve a través de Su pueblo. Él quiere usar a cada uno de nosotros para cumplir Sus propósitos en la tierra, parte del cual es ser una bendición para quienes nos rodean (Génesis 12:3). Di-s se acuerda de todas las buenas obras que hemos hecho en Su nombre
(Hebreos 6:9-10) y Él nos recompensará según estas obras (Apocalipsis 22:12).

v12: Gracias: ‘Gracia’ es la palabra literal que se usa aquí. Gracia es una palabra que se relaciona con el perdón. Cuando recibimos la gracia de Di-s (Su perdón) se produce acción de gracias, una actitud de gratitud, en nuestras vidas. En este contexto, Pablo está dando gracias a Di-s.

  • Poniéndome: Colocar, fijar o designar.
  • Poniéndome en el ministerio: Yeshúa nombró a Pablo para servirle (como creyentes, hemos sido designados para servir al Mesías).

Nota: Pablo recibió gracia de Di-s. Esta gracia lo transformó, obrando en su vida para permitirle llevar a cabo fielmente la voluntad de Di-s: hacer ministerio, es decir, servir a Di-s (Tito 2:11-14). Antes de recibir la gracia, Pablo era esclavo del pecado (Romanos 7:24-25). Después de recibir la gracia, fue esclavo de Di-s.

La conclusión para nosotros: Si el Mesías no nos capacita, descubriremos que no podemos servirle en nuestra carne. No podemos servirle mediante nuestra propia habilidad, sabiduría, conocimiento o capacidad. Ninguna de estas cosas puede prepararnos adecuadamente para servir a Di-s. Es sólo a través de lo que hace el Mesías, a través de Su Espíritu Santo obrando en nuestras vidas, que se nos considera apropiados o fieles para el servicio a Di-s. Ser puesto en el ministerio, por Yeshúa, debería llevarnos a sentirnos agradecidos o agradecidos por lo que Di-s nos ha encomendado hacer. ¡Es un gran privilegio servirle!

v13: Habiendo yo sido antes: Refiriéndose al pasado de Pablo – antes de que se convirtiera en un receptor de la gracia de Di-s, y antes de que el Mesías le permitiera servir.

  • Blasfemo: Blasfemia es un término generalmente reservado para Di-s. Es el delito de hablar sacrílegamente (irrespetuosamente, de manera despectiva) contra Di-s. Pablo no blasfemó a Di-s, el Padre, pero sí blasfemó a Yeshúa. El uso de esta palabra aquí afirma la piedad del Mesías Yeshúa – quien es Di-s. Inicialmente Pablo no reconoció la piedad de Yeshúa. Quienes no reconocen la piedad del Mesías son blasfemos.
  • Perseguidor: Hechos 8:3
  • Injuriador (Violento): Esta es una palabra más fuerte que “insolente”. Es una palabra que habla de alguien que es fuertemente rebelde. Pablo era violento contra las cosas de Di-s (Hechos 9:1). Pensó que como fariseo estaba sirviendo a Di-s, pero estaba engañado y en oscuridad espiritual. Pablo conocía mucho las Escrituras, pero no podía verlas ni interpretarlas correctamente porque permitió que el engaño del judaísmo farisaico lo cegara. Los fariseos eran excesiva e hipócritamente piadosos.
  • Fui recibido a misericordia: La misericordia de Di-s transformó a Pablo.
  • Ignorancia: Esta es una palabra que habla de ignorancia voluntaria (mantenerse intencionalmente inconsciente de los hechos). Pablo estaba en contra de saber. Muchos eruditos señalan que cuando estamos comprometidos con nosotros mismos y con nuestras propias causas, estamos en contra de conocer a Di-s.
  • Incredulidad: Literalmente: Infidelidad.Pablo sabía mucho sobre el judaísmo, pero eso no lo llevó a tener fe en el Mesías. Cada aspecto del comportamiento de Pablo no mostraba fe. (la fe está relacionada con la verdad). Pablo no estaba caminando en la verdad. Estaba muy alejado de lo que Di-s quería para él.

v14: Gracia: Pablo se convirtió en receptor de misericordia (1 Timoteo 1:13). Existe una estrecha relación entre la misericordia y la gracia (véanse los comentarios de 1 Timoteo 1:2). El propósito principal (primero) de la gracia es llevarnos a la salvación (Tito 2:11). Sólo una vez que hayamos recibido esta gracia podremos convertirnos en destinatarios de la misericordia de Di-s. Después de haber recibido esta misericordia, hay otro aspecto de la gracia que recibimos: la gracia nos permite decir ‘no’ a la impiedad y nos equipa para el servicio: un pueblo que es ‘celoso de buenas obras’ (Tito 2:14).

  • Nuestro Señ-r: Cuandorecibimos la gracia de Di-s, esto nos hace reconocer a Yeshúa no solo como nuestro Salvador o Redentor, sino que lo reconocemos como nuestro Señ-r – Aquel a quien servimos.

Nota: No servimos al Mesías para obtener la salvación (eso es el legalismo desde un punto de vista teológico: hacer buenas obras para recibir la salvación). Sin embargo, una vez que hemos sido salvos (la salvación es un don gratuito, recibido por la fe), las buenas obras o el servicio a Di-s son frutos de la salvación. Las buenas obras son prueba de que somos verdaderamente salvos. La gracia nos posiciona y coloca dentro de nosotros el deseo de servir a Di-s con éxito.

  • Fue más abundante: Esto no se puede enumerar. Se da en exceso. Ella (la gracia) puede vencer todas las cosas (todos nuestros pecados, rebeldía, etc.).
  • Fe y el amor: Estos dos están unidos. Cuando caminamos en fe, seremos personas que expresarán nuestro amor a Di-s y a los demás. Andar en nuestros propios deseos (infidelidad) nos hace ser egoístas (faltos de amor).
Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error214
fb-share-icon0
Tweet 371

Leave a Reply