Estudio Bíblico de Romanos No. 17

Ahora a Romanos 5:6-11.

v6: Éramos débiles: Flacos (1909).Esta era la condición en la que estábamos cuando el Mesías murió por nosotros. No éramos fuertes en la fe cuando el Mesías hizo esto por nosotros.Éramos débiles espiritualmente, inaceptables. No éramos ejemplos de personas que agradaban mucho a Di-s. No había nada digno de elogio en nuestras vidas. No éramos justos, sino más bien impíos.

  • A su tiempo: El tiempo de Di-s. El tiempo o estación que Di-s había determinado. Este tiempo fue visto y revelado por los profetas. El Mesías vino y murió en el tiempo justo, en un tiempo discernible, según la profecía.
  • Impíos: Tú y yo.

v7: Apenas: Rara vez. Con poca frecuencia. No es común.

  • Apenas morirá alguno por un justo: Alguien podría estar dispuesto a dar su vida o vivir sacrificadamente por una buena persona – pero esto sería muy raro.

v8: Di-s muestra Su amor para con nosotros: Como creyentes, este es el ejemplo que hemos sido llamados a seguir. Necesitamos demostrar nuestro amor por los demás. Los mandamientos nos enseñan cómo demostrar amor a los demás.

  • Siendo aún pecadores, el Mesías murió por nosotros: Este es el Evangelio (Buenas Nuevas) en pocas palabras.

v9: Mucho más, estando ya justificados: Habiendo sido hechos justos.

  • Sangre: La sangre tiene que ver con la redención. Es sólo a través de la muerte, la muerte del Mesías, que experimentamos la redención. Necesitamos ser lo suficientemente humildes y sabios para confesar que hemos pecado, que no hemos alcanzado la gloria de Di-s, que estamos en necesidad y que dependemos absolutamente de la misericordia de Di-s, necesitamos recibir Su gracia a través de la fe.
  • Seremos salvos: Escrito en tiempo pasivo. No podemos hacer esto por nosotros mismos. Es algo que se hace por nosotros y es algo que recibimos. Cuando tenemos fe en lo que ha hecho el Mesías, la obra de derramar Su sangre, Su sangre nos redime y nos justifica. Nos hace justos ante los ojos de Di-s.
  • Ira: Este capítulo deja muy claro que no estamos a salvo de la tribulación, el sufrimiento terrenal o la persecución (Romanos 5:3). Como hijos de Di-s, estamos llamados a jactarnos, gloriarnos, regocijarnos en estas pruebas (1 Pedro 3:14, Santiago 1:2-3). Este versículo deja muy claro, sin embargo, que cuando creemos, a través del Mesías, somos salvos de la ira de Di-s (1 Tesalonicenses 5:9).
  • Por Él: A través de la obra del Mesías en la cruz.

v10: Salvos por Su vida: Los comentaristas dicen que esta es una referencia a la resurrección del Mesías. Su muerte trajo la reconciliación (una relación) entre el hombre y Di-s, pero Su resurrección trae la salvación. La resurrección da testimonio de la victoria. Cuando somos reconciliados con Di-s, salvos, en el sentido primario de la palabra, Él no nos saca instantáneamente de este mundo y nos lleva a estar con Él. Para la mayoría de nosotros, Él nos deja en este mundo, ya que necesitamos demostrar nuestra salvación mientras todavía estamos vivos en esta tierra (Filipenses 2:12). La victoria sobre el pecado, a través de la obediencia a Di-s, es el segundo propósito de la salvación.

v11: No solo esto: ¡Hay más!

  • Hemos recibido ahora la reconciliación: Esta es una verdad fundamental. Hemos sido reconciliados con Di-s. Somos Su pueblo. Él ha prometido nunca dejarnos ni abandonarnos. Esta es la buena noticia del evangelio.
Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error215
fb-share-icon0
Tweet 371

Leave a Reply