¡Shabbat Shalom! Parashá Matot-Masei

Porción de la Torá: Matot (tribus) – Masei (viajes)

Lectura de la Torá: Matot – Números 30:2-32:42

                               Masei – Números 33:1-36:13

Lectura Profética: Matot – Jeremías 1:1-2:3

                             Masei – Jeremías 2:4-28, 3:4, 4:1-2

Esta semana tenemos una porción doble de la lectura de la Torá y Baruch ha seleccionado una porción en lugar de escribir para cada una.

Parashá Masei

“Se Requiere Redención Para Todo Pecado”

Este Shabbat leemos dos porciones de la Torá, Parashá Mattot y Parashá Masei. En la última lectura, uno encuentra el mandamiento de establecer seis ciudades de refugio. Estas ciudades eran para cuando uno matara a otro, pero no tenía la intención de hacerlo, pero, aún así, no fue puramente un accidente. En otras palabras, había cierto grado de responsabilidad. Esta responsabilidad pudo haber estado presente por negligencia; es decir, si el que mató a otro hubiera tomado algunas precauciones razonables, la muerte no se habría producido. Debido a que el asesino es un poco responsable, la familia puede vengar la muerte quitándole la vida al asesino. El que venga la muerte es conocido en la Escritura como el “redentor”. Para que el asesino no muriera también, se le permitía huir a una de las ciudades de refugio, y allí estar a salvo del “redentor”, ya que no podía ser asesinado dentro de los límites de la ciudad.

La pregunta en la que me gustaría centrarme es “¿cuánto tiempo debe permanecer el asesino en la ciudad de refugio antes de que pueda partir y estar a salvo del vengador?” Uno podría formular la pregunta de manera diferente al preguntar: “¿Cuántos años debe permanecer en la ciudad de refugio”? Es esta segunda pregunta la que pierde el punto. El asesino no está en la ciudad de refugio como un castigo, es decir, como una condena de veinte años, sino que está allí esperando que suceda algo que lo libere y lo devuelva a su condición anterior. ¿Qué está esperando? La respuesta se encuentra en la parashá,

“… Y habitará en ella (la ciudad de refugio) hasta la muerte del sumo sacerdote que había sido ungido con aceite santo.” Números 35:25

Aquí nuevamente no se menciona un tiempo específico, como una sentencia de veinte años, sino que se trata de esperar a que muera el sumo sacerdote. ¿Por qué el sumo sacerdote y por qué se menciona su muerte? El sumo sacerdote está relacionado con el Día de la Expiación. En esencia, la expiación no elimina la consecuencia del pecado, sino que solo pospone la consecuencia del pecado. ¿Cuál es la consecuencia del pecado? La respuesta es la muerte.

Es muy importante recordar que al familiar que tiene derecho a vengar la muerte de su familiar se le llama “redentor”. Este hecho demuestra que debido a este pecado y, por tanto, a todo pecado, se requiere la redención. El sumo sacerdote se menciona en este pasaje para brindar un contexto para comprender el tema de las ciudades de refugio. Mientras el asesino permanece dentro de la ciudad, la consecuencia de su pecado (muerte) se pospone. Es la muerte del sumo sacerdote, que es ungido (en hebreo la misma palabra para Mesías), que proporciona redención para el asunto. Debido a la muerte del sumo sacerdote, el asesino ahora puede quedar libre y el pariente no puede hacerle daño, porque la muerte del sumo sacerdote produjo una redención que fue a la vez sustitutiva y vicaria.

Es importante que el lector recuerde que la muerte del Mesías proporcionó una redención mayor, la redención que lleva a la vida eterna y al perdón de todos los pecados. Asimismo, la muerte de Yeshúa fue sustitutiva y vicaria. Una y otra vez en la Torá, uno puede encontrar muchas enseñanzas que señalan lo que el Mesías Yeshúa ha logrado. Estos numerosos sucesos proporcionan las pistas que deberían hacer que uno identifique a Yeshúa como el Redentor y ponga su fe en Él.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error212
fb-share-icon0
Tweet 371

Leave a Reply