¡Shabbat Shalom! Parashá Eikev

Porción de la Torá: Eikev (recompensa)

Lectura de la Torá: Deuteronomio 7:12-11:25

Lectura Profética: Isaías 49:14-51:3

Parashá Eikev

“La promesa de Di-s de dar al pueblo judío la Tierra de Israel será renovada y ampliada en los últimos días”.

En el parashá de la semana pasada leímos cómo el pacto de Di-s con el pueblo judío para darles la tierra de Israel sería renovado en los últimos días. De hecho, vimos que no solo se renovará, sino que se ampliará para incluir a la nación de Jordania. En la lectura de la Torá de esta semana se nos informa que la promesa va mucho más allá de la nación de Jordania,

“HaShem echará de delante de ti a todas estas naciones y tú poseerás naciones más grandes y poderosas que tú. Todo lugar donde la planta de vuestros pies lo pise, será para vosotros, desde el desierto y el Líbano, hasta el río, el río Éufrates, hasta que el mar occidental sea vuestro límite.”
Deuteronomio 11:23-24

Esta es la misma promesa que Di-s le hizo a Abraham en Génesis 15:18. Lo significativo de esto es que es en este mismo capítulo de Génesis que HaShem le asegura a Abraham la promesa de un hijo. Por supuesto, este hijo era Isaac, pero en última instancia, aprendemos del Nuevo Pacto que Isaac representa al Mesías Yeshúa. ¿Cuál es la conexión? La promesa del aumento de la tierra a Israel incluye no solo Jordania, sino también Líbano, Siria, Irak y partes de Turquía y Arabia Saudita.

Este es el plan de paz de Di-s para el Medio Oriente. Tenga en cuenta que ni siquiera está cerca de lo que uno escucha de los demás. La gente dice que uno tiene que ser pragmático. Prefiero simplemente esperar a que Di-s cumpla Sus promesas.

Recuerda que Abraham tuvo que esperar varios años para recibir a su hijo, pero mira lo que trajo consigo aceptar el intento del hombre para resolver el problema: Ismael y todo el conflicto que el Medio Oriente está experimentando ahora.

Sé que es difícil aceptar e incluso comenzar a ver cómo se va a dar esto. Supongo que tan descabellado como un hombre que construye un gran barco para preservar a su familia y todos los animales.

Recuerda el nombre de nuestra parashá – Eikev. En este uso significa una recompensa. ¿Para qué fue la recompensa?

“Y vendrá una recompensa si escuchas estos juicios y los guardas y los haces, y el Señ-r tu Di-s te guardará a ti y al Pacto de Gracia que juró a tus antepasados”. Deuteronomio 7:12

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error214
fb-share-icon0
Tweet 371

Leave a Reply