Shabbat Shalom! Parashá Vayishlaj

En la porción de la Torá de esta semana algo me pareció muy inusual. Uno se entera de que Deborah, la nodriza de Rebecca, murió. Esta información en sí misma no es tan extraña. Sin embargo, cuando uno recuerda que este es el único lugar donde se menciona a Débora en la Biblia hebrea, debería hacer que la persona se pregunte ¿por qué incluir esta información? Por lo general, las Escrituras informan sobre la muerte de una persona que se conoce previamente, entonces, ¿por qué HaShem quiere que el lector sepa que Débora está muerta? ¿Especialmente cuando la Torá nunca dice nada con respecto a la muerte de Rebeca?

Del versículo que menciona a Débora se desprende claramente que ella era amada.

Y murió Débora, nodriza de Rebeca, y fue sepultada debajo de BeitEl, debajo de la encina. Y llamaron su nombre roble del llanto”. Génesis 35:8

El hecho de que ella esté enterrada en un lugar tan importante, BeitEl, y que haya una ilusión por una gran cantidad de llanto (אלון הבכות) revela que Débora debió haber sido muy amada y apreciada. La frase hebrea que traduje como “el roble del llanto” tiene el término llanto en plural y se refiere a mucho duelo por Débora. Algunos de los comentaristas rabínicos entienden que el uso del plural se refiere no sólo a la muerte de Débora, sino también a la muerte de Rebeca. Debido a que no existe ninguna base bíblica clara para esta interpretación, debe rechazarse. Al volver a Débora, la gran cantidad de personas que lloraron en su entierro informa al lector de un principio importante.

Los elogios que uno puede recibir o no durante su vida no son importantes. Lo importante es lo que una persona hace con la vida que Di-s nos proporciona. Débora tenía una posición humilde, sólo una nodriza, pero el hecho de que HaShem hizo que su nombre fuera escrito en la palabra de Di-s y relató al lector el llanto que acompañó su muerte, dice mucho sobre ella y lo que Di-s pensaba de ella.

A tu muerte, ¿cuál será la respuesta del pueblo? Más importante aún, ¿cuál será la respuesta de Yeshúa? ¿Dirá Él: “Bien hecho, mi fiel siervo”, o tendrá que enjugar tus lágrimas cuando te revele lo que podría haber sido tu vida? Probablemente Débora nunca hizo nada que hubiera hecho que su nombre apareciera en el periódico o que las noticias de la noche hicieran un informe sobre ella. Pero cada año, cuando uno lee esta parashá, recuerda a esta mujer sencilla y la gran cantidad de llanto que rodeó su entierro.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error190
fb-share-icon
Tweet 371

Leave a Reply