¡Shabbat Shalom! Parashá Vayejí

“Siempre fue la intención de HaShem que los gentiles se unieran al pueblo judío, y no que los reemplazaran”

En la lectura de la Torá de esta semana, uno aprende que Jacob bendice a sus hijos, es decir, los Hijos de Israel. Lo que muchas veces se pasa por alto con respecto a estas bendiciones es que tienen su cumplimiento en los últimos días. Esta no es una interpretación de mi parte, ya que el texto en realidad dice esto,

“Y Jacob llamó a sus hijos y dijo: ‘Reuníos y os diré quién os llamará en los últimos días’. Génesis 49:1

Primero, la palabra que se usa en este versículo es muy interesante. Aunque la mayoría de las traducciones al inglés traducen la palabra יקרא como “sucederá” o “acontecerá”, la palabra hebrea real significa “llamará”. Está claro que el texto quiere enfatizar que incluso en los últimos días habrá un llamado a los Hijos de Israel.

Hoy en día, hay un número creciente de evangélicos que están adoptando una teología que afirma que ya no hay ningún significado para la Tierra de Israel ni ningún llamado especial a los Hijos de Israel. A estas personas les gusta citar 1 Pedro 2:9, que utiliza algunos términos del Antiguo Testamento como “generación escogida”, “sacerdocio real”, “nación santa” y “un pueblo atesorado” que se relacionan con Israel. Su motivación es afirmar que ahora Pedro aplica estos términos a la Iglesia y por tanto la Iglesia reemplaza a Israel.

Ésta no es en absoluto la intención de Pedro. No se trata de reemplazar a Israel, sino más bien de cumplir el propósito original de Di-s. Israel fue llamado a ser una bendición para todas las familias de la tierra. Naturalmente, el Mesías Yeshúa es la clave para esto y Pedro enfatiza esto en este capítulo. ¿Por qué estos individuos ven una expulsión de las ramas naturales en lugar de, como escribe Pablo, un futuro injerto de las ramas naturales (ver Romanos 11:24)? Pablo advierte severamente a los gentiles contra tal punto de vista,

“Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que seáis sabios en vosotros mismos: que ha acontecido el embotamiento parcial (insensibilidad) hacia Israel, hasta que llegue la plenitud de las naciones”. Romanos 11:25

Es importante señalar que el texto bíblico tiene la frase ἀπὸ μέρους, que traduje “parcial”. Literalmente es “de una parte”. Esto significa que no se trata de un reemplazo, sino de una unión con el remanente de Israel, es decir, el pueblo judío. En el siguiente versículo Pablo afirma: “Y así todo Israel será salvo”. ¿Significa esto que al final cada individuo judío será salvo? No, en este contexto está definiendo a Israel como lo hizo Moisés en Génesis 28, donde revela que Israel “será una congregación de pueblos”. Siempre fue la intención de HaShem que los gentiles se unieran al pueblo judío y no los reemplazaran.

¿Por qué es tan importante para estos teólogos enseñar una teología que excluye el papel de Israel en los últimos tiempos? Quizás ésta sea una pregunta que deban hacerse.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error202
fb-share-icon0
Tweet 371

Leave a Reply