¡Shabbat Shalom! Parashá Ajarei Mot

Hay muchos aspectos de la Pascua, uno es la pureza. Me acordé de este aspecto, porque está escrito al final de la porción de la Torá de esta semana:

Y guardaréis mi precepto, no haciendo ninguno de los estatutos abominables que fueron hechos antes de vosotros, ni os contaminéis con ellos; Yo soy HaShem tu Di-s”. Levítico 18:30

Este versículo ordena a Israel comportarse de manera muy diferente a aquellos que habitaban a su alrededor. Lo que HaShem llamó “estatutos abominables”, eran en realidad las leyes de aquellas personas que habitaban en la Tierra de Israel antes de que los Hijos de Israel entraran. Es muy significativo que la palabra que se usa en este versículo y que muchas traducciones al traducen como “costumbres” o “tradiciones” sea en realidad la palabra hebrea que se refiere a una ley. En otras palabras, no se trataba simplemente de cosas que la gente hacía, sino precisamente de las normas aprobadas por la sociedad. Esto debería informarnos que aunque muchas cosas pueden ser legales e incluso sancionadas por el gobierno, esto no significa que los seguidores del Mesías Yeshúa deberían abrazarlas. Tengan en cuenta que estas cosas se llaman abominables por Di-s.

Han pasado 3,500 años desde que Moisés escribió estas palabras, pero no ha cambiado mucho en el mundo. Muchas cosas que nuestro gobierno promueve son de hecho una abominación para Yeshúa. Poco a poco, tal vez no tan gradualmente hoy, los gobiernos de todo el mundo están avanzando en una dirección que conducirá en un futuro próximo a un conflicto entre los gobiernos y los creyentes. Ciertamente no estoy defendiendo la violencia en esta última frase, sino que eventualmente, permanecer fiel a la verdad de las Escrituras llevará al gobierno a tomar acciones legales contra los creyentes. En muchos países, levantarse y ser contado como seguidor de Yeshúa ya es un crimen contra el Estado. En los países musulmanes, esa fe acarrea la pena de muerte.

Un número creciente de personas y políticos consideran intolerantes y ofensivos los puntos de vista bíblicos con respecto al matrimonio, el comportamiento sexual apropiado y otras posturas morales. En su mayor parte, los creyentes están tranquilos y aceptan demasiado estos cambios. Esta respuesta pasiva simplemente anima a que se realicen más acciones contra nuestra fe.

Es importante darse cuenta de que estos cambios están conduciendo a una acción gubernamental específica. ¿Qué es esta acción? Es la intensa persecución de los creyentes. Muchos tal vez escuchen esto y lo vean como un alarmismo injustificado. Pero consideremos cuántos cambios se han producido, por ejemplo, en los EE. UU. durante los últimos diez años. La deuda se ha disparado y, a pesar de los reclamos de recortes presupuestarios y reducción del déficit, la deuda nacional continúa creciendo a un ritmo alarmante. Cosas que habrían sido inimaginables hace unos pocos años, como el matrimonio entre personas del mismo sexo y la legalización de la marihuana, están siendo adoptadas por más estados o al menos están siendo consideradas. El propósito de este artículo no es proporcionar una evaluación completa de la condición espiritual de la humanidad, sino simplemente desafiar a cada uno de nosotros a considerar cómo vivimos y preguntarnos si la palabra “pureza” podría usarse con precisión para describir nuestros pensamientos y elecciones de estilo de vida.

Cuando Moisés les dijo a los hijos de Israel que tomaran un cordero y lo sacrificaran, esto iba en contra de la ley en Egipto. Sin embargo, sólo aquellos que siguieron a Di-s fueron redimidos, el resto experimentó un sabor del juicio durante la plaga de la matanza de los primogénitos. Mientras te preparas para observar la Pascua, recordando la Cruz del Mesías Yeshúa, ¿por qué no recuerdas también el llamado que fue hecho a los que salieron de Egipto, es decir, a ser un pueblo santo, santificado para las cosas de Di-s y no abrazar los caminos de este mundo.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error214
fb-share-icon0
Tweet 371

Leave a Reply