¡Shabbat Shalom! Parashá Emor

Al final de la porción de la Torá de esta semana se lee sobre la administración de la pena de muerte según la Ley de la Torá. La mayoría sabe que la Torá exigía que la pena de muerte se administrara mediante lapidación. Fueron los romanos quienes utilizaron la crucifixión para los peores delincuentes como una forma de disuadir a la gente de ir en contra del Imperio Romano. El liderazgo judío, es decir, el gobierno, se llamaba Sanedrín. Ellos fueron quienes arrestaron a Yeshúa y lo condenaron a muerte. ¿De qué fue culpable Yeshúa? La respuesta es blasfemia: dijo que Él era el Hijo de Di-s. Por supuesto que Yeshúa es el Hijo de Di-s, completamente Divino y sin pecado. Sin embargo, el Sanedrín dictaminó que era una blasfemia que Él proclamara ser el Mesías (ver Marcos 14:61-64).

Una pregunta desconcertante es ¿por qué el Sanedrín no ejecutó ellos mismos la pena de muerte, en lugar de entregar a Yeshúa a los romanos? Muchos responderían que HaShem usó esto para mostrar que tanto los judíos como los gentiles son culpables de la muerte del Mesías, porque todos han pecado y están destituidos de la gloria de Di-s (Ver Romanos 3:23). Otros responderían y dirían que la ley de la Torá que exige la lapidación podría resultar no sólo en la muerte de Yeshúa, sino que también probablemente causaría huesos rotos, lo que sería una violación de la Profecía (Ver Salmo 34:21 {versículo 20 en inglés y español}, Éxodo 12: 46 y Números 9:12). Aquellos que afirman que el Sanedrín no podía ejecutar una sentencia de muerte sin la aprobación de Roma están simplemente equivocados (ver Hechos 7 y la muerte de Esteban). La mayoría se referiría a Gálatas 3:13, que afirma que el Mesías fue crucificado porque redimió al creyente de la maldición de la Ley, porque Deuteronomio 21:23 afirma que “Maldito el que es colgado en el madero”. Esto es cierto, pero lo que hay que saber es que, aunque la Ley de la Torá prohíbe la crucifixión, es necesario señalar que después de apedrear a uno hasta la muerte, el cuerpo de hecho era colgado en el árbol para avergonzarlo por su pecado.

Al estudiar el Parashá de esta semana leí al final de la porción de la Torá:

Y Moisés habló a los Hijos de Israel, y cuando saquen al que maldijo fuera del campamento lo apedrearán (con) una piedra y los Hijos de Israel hicieron tal como HaShem ordenó a Moisés”. Levítico 24:23

Leí este versículo y vi que Rashi notó que también era necesario leer Deuteronomio 21:22-23 para comprender cómo se ejecutó plenamente la sentencia de muerte.

Y porque será con un hombre pecador le sentencia de muerte, y lo matarás y lo colgarás en el madero. Y no permitirás que su cadáver cuelgue del madero porque ciertamente lo enterrarás en aquel día; porque maldito de Di-s el que está colgado (en el árbol) y no contaminarás tu tierra que el Señ-r tu Di-s te está dando (como) herencia”. Deuteronomio 21:22-23

Esto significa que después de que alguien es apedreado hasta morir según la Torá, su cadáver es colgado de un árbol hasta la puesta del sol. Esto es lo que cita Gálatas 3:13. Entonces, ¿por qué fue crucificado Yeshúa? Aunque la crucifixión tiene mucho significado teológico, un aspecto adicional de la crucifixión que se relaciona con por qué el Sanedrín quería que Yeshúa muriera por crucifixión, que la Ley judía prohibía administrar a un compañero judío, era hacer una fuerte declaración a otros individuos judíos de que no deben violar las reglas y enseñanzas del Sanedrín o de lo contrario una muerte tortuosa es lo que esa persona podría esperar. En otras palabras, debido a que Yeshúa señaló la corrupción y cómo las enseñanzas de los líderes no eran bíblicamente sólidas, lo crucificaron para que sirviera como disuasivo para cualquiera que estuviera pensando en no estar de acuerdo con su gobierno.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error215
fb-share-icon0
Tweet 371

Leave a Reply