¡Shabbat Shalom! Parashá Lej Lejá

Porción de la Torá: Lej Lejá (Tú vas)

Lectura de la Torá: Genesis 12:1-17:27

Lectura Profética: Isaias 40:27-41:16

Parashá Lej Lejá

“Andad Delante de HaShem”

En la porción de la Torá de esta semana, hay un versículo que cada vez que lo leo, me hace pensar en algo que ordenó Yeshúa. Primero, uno lee en la parashá,

Y Avram tenía noventa y nueve años y HaShem se le apareció a Avram y le dijo: ‘YO SOY El Shaddai; andad delante de mí y sed perfecto.” Genesis 17:1

En el versículo del Nuevo Pacto, Yeshúa afirma:

Sed, pues, vosotros perfectos como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”. Mateo 5:48

Aunque está claro en las Escrituras que uno es salvo por gracia, la intención de estos dos versículos no es la salvación o la justificación, sino que se relacionan con la forma en que uno se comporta. En el versículo del Génesis, es significativo que HaShem se revela como El Shaddai. Esta frase significa el Di-s que es todo suficiente o en otras palabras, el Di-s que es suficiente para cada situación. A continuación, se le dice a Abraham que “camine” delante de HaShem . El término “caminar” se refiere a un estilo de vida o cómo uno se comporta. Es muy significativo que sea solo cuando Abraham camina delante de HaShem ; es decir, confiando en la suficiencia de Di-s, que él podría ser perfecto.

Yeshúa también está hablando de una conducta de vida que se relaciona con el carácter de HaShem . Es importante que el creyente comprenda que su obligación principal para con su Salvador es la obediencia a el estilo de vida piadoso. Me doy cuenta de que muchos escucharán tal declaración y me acusarán de legalismo. El legalismo se relaciona con la salvación y ya he dicho que es por la gracia que uno es justificado. El tema de este breve artículo no es la salvación, sino cómo vive (se comporta) uno que ha sido salvo. Algunos se sorprenden al escuchar que Di-s espera perfección de los seguidores del Mesías Yeshúa. Aunque cada uno de nosotros está lejos de ser perfecto, la perfección es a lo que cada uno de nosotros debería esforzarse por alcanzar.

El problema hoy es que la mayor parte del tiempo no estamos pensando en lograr la voluntad de Di-s en una situación dada, sino que lo buscamos para que nos ayude a superar nuestros problemas. Por lo general, esto significa que Di-s elimine los problemas. No sé ustedes, pero la mayoría de las veces no siento ni veo a Yeshúa moviéndose en mi vida para ser el gran solucionador de problemas. Sin embargo, cuando uno no se enfoca en la eliminación de los problemas, pero ora por la fuerza y la guía para comportarse obedientemente en medio de tales problemas, entonces el Espíritu Santo funcionará de manera poderosa en la vida de este y ayudará al creyente a demostrar el carácter de Di-s.

Las palabras de Yeshúa son muy claras cuando dice: “… sed perfectos como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”. Él no está enseñando que cada uno de nosotros se convierta en pequeños dioses, sino que por medio del Espíritu Santo que mora en cada creyente, uno puede, en cualquier situación dada, mostrar a los demás exactamente lo que HaShem haría en esa misma situación. No es casualidad que el versículo de la porción de la Torá de esta semana diga: “ y apareció HaShem ”, porque este es el llamado de todo creyente: revelar la presencia de HaShem en cada situación. Cuando esto se convierte en nuestro enfoque, en lugar de los problemas que enfrentamos, es posible que se sorprenda de lo que sucede con estos problemas. Se convierten en oportunidades de servicio; es decir, Di-s nos proporciona el privilegio de representarlo en esa situación ante los demás.

El siguiente verso dice,

Pondré Mi Pacto entre Mí y vosotros y os multiplicaré grandemente grandemente”. Genesis 17:2

Cuando aparece la palabra “Pacto” en la Biblia, uno debe pensar en las promesas de Di-s. No es casualidad que inmediatamente después de mencionar Sus promesas (Pacto) HaShem diga: “Te multiplicaré grandemente grandemente”. Primero, traduje las últimas dos palabras iguales porque son la misma palabra hebrea. La mayoría de las traducciones las traducen como “sobremanera o de gran manera”. Esto está bien siempre y cuando uno sepa que en el texto la palabra מאוד aparece dos veces. El mensaje para nosotros es muy simple, cuando el creyente se enfoca en las promesas de Di-s, entonces puede esperar que el Espíritu Santo se mueva poderosamente en su vida para capacitarlo para obedecer los propósitos de HaShem . Al final, HaShem será glorificado por el creyente que se comporta como Él.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error197
fb-share-icon0
Tweet 371

Leave a Reply