¡Shabbat Shalom! Parashá Mishpatim

Porción de la Torá: Mishpatim (Juicios)

Lectura de la Torá: Exodo 21:1-24:18

Lectura Profética: Jeremias 34:8-22, 33:25-26

“El Mesías Desea Que Sus Seguidores Sean Atraídos a Una Mayor Comunión Con el Di-s Viviente”

Hay un principio general en la Biblia que dice, “…ninguno puede Verme (Di-s) y vivir” Exodo 33:20. Sin embargo, Di-s es misericordioso y hay algunas excepciones a esta regla. Una de esas excepciones ocurre en la porción de la Torá de esta semana. En el capítulo 24, Moisés ratifica el Pacto del Sinaí con sangre y luego Moisés, Aarón, Nadav y Avihu con los setenta ancianos ascienden a la montaña. Los siguientes dos versos dicen,

“Y vieron al Di-s de Israel y debajo de Sus pies (era) como un ladrillo de zafiro y era como la esencia de la pureza del Cielo. Y contra los nobles de los Hijos de Israel, Él no extendió Su mano, y ellos miraron a Di-s y comieron y bebieron”. Exodo 24:10-11

La pregunta que me gustaría que consideráramos en este breve artículo es ¿por qué? ¿Por qué HaShem permitió que Moisés, Aarón y sus hijos, junto con los ancianos, lo vieran en este momento? La respuesta se encuentra en por qué HaShem entra en una relación de pacto con el hombre. Es muy importante que uno recuerde que este evento ocurrió con la ratificación del pacto. Un pacto bíblico no es solo un acuerdo, sino que tiene un propósito primordial. Este propósito es mantener una relación entre las partes. No es suficiente que se haya establecido un pacto, sino que este pacto se centró en la Palabra de Di-s. Es a través de las Escrituras que la identidad y el carácter de Di-s se dan a conocer al hombre. También es muy importante recordar que HaShem puede dar a conocer al hombre por medio de revelación directa Su verdad. ¿Cuál es el momento más probable en que uno recibiría una revelación de este tipo? La respuesta está en medio de la obediencia. Por lo tanto, en esta porción de las Escrituras, HaShem le enseña al lector que la obediencia bíblica lo lleva a uno a la intimidad con Di-s y, a menudo, ocurre la revelación.

En el Nuevo Pacto, cuando Pablo habla de los dones espirituales, menciona el conocimiento. Esta no es una referencia al conocimiento académico, sino que se refiere a las palabras de conocimiento que HaShem da a los creyentes por medio del Espíritu Santo. De manera similar al grupo que ascendió al Monte Sinaí y recibió la revelación de Di-s, el creyente obediente puede recibir revelación en una variedad de asuntos relacionados con la verdad de Di-s. Obviamente, esta revelación siempre estará de acuerdo con las Escrituras. El punto que uno necesita recordar es que HaShem todavía quiere enseñar o revelar una visión espiritual hoy. Los líderes recibieron una mayor porción de revelación debido a su función de gobernar al pueblo. Es un principio importante recordar que a quien el Espíritu Santo equipa, Él espera que el receptor sea un buen mayordomo de lo que recibió y lo utilice para el bien de la comunidad en general.

En Parashá Mishpatim, los Hijos de Israel recibieron una lista de leyes para regular la sociedad. Es cuando los líderes divinamente inspirados guían a la gente habiendo sido influenciados por la revelación de Di-s, entonces la sociedad reflejará el carácter de Di-s y la gente se acercará más a Yeshua. El versículo 11 terminó con la afirmación de que los líderes “comieron y bebieron”. Comer y beber en la Biblia es a menudo una referencia a la comunión. Este es el deseo del Mesías, que Sus seguidores sean atraídos a una mayor comunión con el Di-s viviente.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error214
fb-share-icon0
Tweet 371

Leave a Reply