Shabbat Shalom! Parashá Re’eh

Porción de la Torá: Re’eh (Mira)

Lectura de la Torá: Deuteronomio 11:26-16:17

Lectura Profética: Isaías 54:11-55:5

Parashá Re’eh

“HaShem Quiere Bendecir a Tus Hijos con Su Presencia y Su Bondad”

La lectura profética de esta semana comienza con una declaración sobre los tiempos difíciles que ha atravesado Israel; sin embargo, HaShem también hace una declaración reconfortante sobre un cambio maravilloso que se avecina sobre el pueblo. Al hablar de cómo HaShem va a bendecir a Su pueblo con excelentes riquezas en Su Reino, Di-s también revela una bendición aún mayor que la riqueza; es decir, que a nuestros hijos se les va a enseñar y entender las verdades acerca del Señ-r ,

Y todos vuestros hijos sean instruidos en el Señ-r y abundante paz (será sobre) vuestros hijos .” Isaías 54:13

¡Uno lee en la segunda mitad de este versículo que el gran beneficio de conocer a HaShem y Sus verdades es la paz abundante! La pregunta que todo padre debe hacerse es ¿Amo a mis hijos? Antes de que uno responda rápidamente “Por supuesto que sí”, primero debe preguntarse: “¿Estoy enseñando a mis hijos a conocer a HaShem a través del Mesías Yeshúa y las verdades de las Escrituras?” Si no puede responder afirmativamente a estas dos preguntas, entonces no está demostrando amor por sus hijos.

Este versículo menciona “paz abundante” y es muy útil entender lo que implica la declaración. La palabra hebrea para “paz” tiene sus raíces en el concepto de “cumplimiento”. Es decir que HaShem quiere traer el cumplimiento de Su voluntad en la vida de tus hijos. Esto significa bendecirlos con Su presencia y Su bondad. Esta bendición va mucho más allá de lo que las palabras humanas pueden expresar e incluso comprender. Sin embargo, uno puede estar seguro de que la clave para recibir estas cosas maravillosas está arraigada en uno que se posiciona en la voluntad de HaShem. Esto solo puede hacerse cuando uno está respondiendo apropiadamente a las verdades de la Escritura.

La paz abundante es también esa confianza interior que se deriva de una relación personal con el Di-s Viviente a través de Su Hijo, que no importa las dificultades o pruebas que uno enfrente, HaShem es suficiente. En otras palabras, es la paz que sobrepasa todo entendimiento de la que habló Pablo (ver Filipenses 4:7).

El capítulo cincuenta y cuatro de Isaías concluye con una declaración sobre la herencia de los siervos de HaShem. Es la responsabilidad dada por Di-s a los padres impartir esta herencia a sus hijos. Cada padre debe darse cuenta de que esta tarea es la más importante que tiene un padre o una madre.

Por favor, síguenos y dale like a nuestra página:
error212
fb-share-icon0
Tweet 371

Leave a Reply